Gente del Mercado del Claustro

– Eo, eo, eo… ¿Estás ahí? ¿Me recibes?, cambio.

– Uep ¡ Lo siento… estaba pensando en…

– Déjame adivinarlo.

– Prueba.

– ¿Llevas puesto el disquete de ‘maruja’?

– Caliente, caliente.

– Lo suponía. Blanco y en botella es igual a qué hago mañana de comer.

– Casi.

– Este ‘casi’ tiene que ver con el comer.

– En cierta manera, sí.

– ¿Me lo vas a explicar o qué?

– Pensaba en el Mercado del Claustro del Carmen, pensaba en cómo ha cambiado entre los últimos diez y quince años, pensaba en la gente que estuvo y que está, en la gente nueva que ha llegado. Creo que no ha sido paralelo el cambio físico al espiritual… no sé si me explico.

– Hay sitios emblemáticos del Maó tradicional que obligados por el modernismo, o vete a saber los motivos, han sufrido cambios sustanciales en lo físico, pero en su interior se respira algo, un no sé qué que procede del pasado.

– Por lo que dices, te refieres al American Bar, Bar Andalucía, La Morada, Cas Matalasser…

– Y el Mercado, por supuesto.

– Buena gente, ésta del Mercado, oye.

– Mira, yo a las seis de la mañana, Any me vende el pan todos los días y nunca la ves de ‘morros’. En ocasiones me ha comentado que a ella le es igual vender carne que pan, que lo que le va es el contacto directo con la gente y  que…

– Pero Any es de las veteranas…

– Any trabaja con su marido Joan, un hermano de Kike de Motos Kike, y una empleada que se llama Merche. Any tenía una pollería y trabajaba con sus padres, Joan y Fina y creo que su hermano Miquel también vendía con ellos.

– Y, como cada lugar emblemático de pueblo que se precie, tiene sus iconos personales.

– Claro que sí. Acuérdate de las parejas  Pito-Mari y Bernat-Sita del Bar El Trueno…

– Sí, truenos  y relámpagos los ‘bocatas’ caseros que hacían…

– Lorenzo ‘el gordo’, los de la reguladora Juana y Toni que tienen un hijo, Ismael. que se encarga del mantenimiento del Mercado, Nini ‘sa cegueta’, Jaime de ses Flors…

– También Caymaris.

– Te refieres a Mary Caymaris. Ella y su hermano Pito han recogido el testigo de su madre Magdalena, que esta malita… Me dijo Mary el otro día que es tiempo de cítricos, que hay que consumir naranjas y limones y que las mandarinas las compran mucho las madres para los niños de guardería porque es una fruta fácil de pelar…
Después están los nuevos como el charcutero…

– Si te refieres Xisco Pacheco te diré que ‘sólo’ lleva diez años en el Mercado, que trabajaba en donde hoy día es el Bini y que recientemente se ha establecido por su cuenta. Oí cómo Kiko le decía a alguien que la explanada que ofrece el centro del Mercado debería explotarse más con actividades…

– Pues tiene razón.

– Nuevo, por ejemplo, es Nesto de los periódicos.

– Me paro a hablar en ocasiones con él. El otro día me decía que lo que más se vende es el ‘corazón’, luego los de aquí y en tercera posición, los foráneos.

– Recuerdo las visitas prácticamente diarias que hacia mamá a la verdulería de Niní.

– Puestos a recordar, hazlo de la tienda de comestible de Rafael, de la carnicería de los Calucha…

– Y qué decir de la pescadería…

– Te digo que hay muchas espinas y mejor dejarlo para el próximo desayuno…

– Mira, ahí llegan Carmen y papá.

– Qué, ¿pedimos el desayuno?

– Miguel ‘por-fa’, dos de tortilla, uno de sobrasada…

Comments are closed.