La Morada vs La Murada

– Mañana húmeda donde las haya, ojeadita al reloj: 8,30 a.m., o como decimos en ‘espanglish’, it’s coffee time.

– Entonces, piensas empezar tu novela así, ¿sin más?

-Efectivamente. Sólo tengo dos dudas. La primera es el título que le voy a poner y la segunda, menos existencial, dónde vamos tú y yo ahora a buscar nuestra ración modelo DNI de cafeína…

-¿DNI?

– Sí, personal e intransferible.

– Hace algunos días hablábamos de lugares emblemáticos de Maó, vayamos pues a La Morada.

– Vamos, pero ya no es La Morada. Es decir, el bar se encuentra en la misma esquina de la plaza Bastión, pero no están Lluís y familia, creo que los nuevos se han  modernizado, que el espíritu de antaño se mantiene… pones cara de ‘poker’. ¿Me entiendes o qué?

– Hagamos visita de reconocimiento modelo ‘Santo Tomás’: verlo para creerlo.

– …

Bon dia a tothom. Mira qué foto, es impresionante. Es la imagen de la plaza Bastión en tamaño super XXL…

– Si tuviera que ponerle letra y música a esta imagen, utilizaría la canción de Soledad Jiménez de Presuntos Implicados y su tema ‘Cómo hemos cambiado’.

– Hola guapos, ¿un par de cafecitos? –nos propone Jose Saavedra, también gerente de El Turronero.

Of course, please… lo siento, pero estoy en plena metamorfosis del ‘espanglish’ al inglés directamente y no pierdo oportunidad para practicar lo que puedo.

– ¿Sabes que su hijo Víctor juega al fútbol, de película, por cierto, y está en el mismo equipo que mi hijo Eric?

– ¿Quedarán campeones?

– No, creo que quedarán segundos, que a esta edad no importa demasiado el resultado.

– Mira, Jose nos trae los cafecitos. Hazle cualquier pregunta y veras cómo pone en marcha ese espíritu indomable de relaciones públicas que lleva en sus adentros.

– Aquí tenéis, dos de calentitos…

– Oye Jose, ¿cómo te has metido en este berenjenal?

–  Qué quieres que te diga, tú. ¡Soy una persona inquieta, no sé estar parado. Era un reto para mí, y como lo mío es el contacto con la gente, me tiré a la piscina, ¿sabes?

– ¿Conservas la clientela?

– Además del reto económico estaba el mantener en el mismo local al de la corbata y al del tejano junto al del chándal.

– ¿Y qué nombre le habéis puesto?

– La Murada

– Como antes.

– Pues no. Antes era  La Morada con ‘o’, que se interpretaba como un sinónimo de hogar, y nosotros hemos  sustituido lo menos que hemos podido, es decir una ‘u’ por la ‘o’, lo que nos da La Murada, sinónimo de muralla.

– Veo, Jose, que nos estás dando material para el blog de esta semana. De qué se habla estos días, pero no puede ser ni de mujeres ni de fútbol.

– Sin dudarlo, se habla de las pensiones. También de la crisis, pero en el ‘top ten’ de la popularidad del pulsímetro callejero, la jubilación a los 67 y las pensiones están sobre la barra estos días.

–  Chicos, os dejo unos minutos que voy a hacer la ‘primitiva’ y con un poco de suerte  me jubilo cuando tenía programado, es decir a los 65 años.

– Ahora que nos hemos quedado solos, podemos hablar de fútbol, de mujeres…

– RRRIIINNNGGG: Éste es el controlador automático  de contenidos y espacio del Blog. Sentimos comunicarle que su espacio se ha agotado por esta semana. Hala, a trabajar.

– Eh, oiga. Que soy de Legalitas y esto no quedará así… Bbbrrrrrrrrrrr.

Comments are closed.