“Té o no té, he aquí la cuestión”

– Se levanta el telón y ves 18 comensales en una mesa que  ya han cenado. El camarero está tomando nota de los cafés. ¿Cómo se titula la película?

– ‘Café solo… o con ellas’,  ‘Un café llamado deseo’…

– No era un café, era un tranvía. Me refería a una película erótica de corte francés.

– ¿Algún título más?

– ‘Un café en cualquier esquina’

– Cuando observo una situación como ésta, me viene a la mente la ‘peli’ de los hermanos Marx en la que en una habitación pequeña se va metiendo gente hasta reventar. Entonces Groucho va diciendo aquello tan conocido de ‘¡Más madera!’…

– Varias puntualizaciones.. ‘’Más madera’ es un grito de la película ‘Oeste’, mientras que la escena de la habitación es de ‘Una noche en Casablanca’. Ahora sorpréndeme con el titulo de ‘tu’ película.

– ‘Una Noche en la ópera’ de los Hermanos Marx.

– Claro, lógico… 18 comensales, pidiendo el café son la viva historia de ‘Una noche en la opera’ de los Marx.

– La clave de esa película está en el trabalenguas ‘la parte contratante de la primera parte es igual a la parte contrastante de la…’

– La clave de tu pregunta está, entonces, en el pedido de los cafés, ¿no?

– Efectivamente. Corto, largo, templado, descafeinado, con sacarina, doble de café, americano, irlandés, modelo de invierno, de primavera…

– Eso pasa en las jergas de todas las profesiones, no sólo con el pedido del café.

– Es cierto, el desconocimiento de muchas cosas nos lleva a las suposiciones. Por ejemplo, ¿té e infusión son lo mismo?

– Mmmm… diría que sí.

– Pues va a ser que no. El otro día compraba sobres para hacer flanes en ‘Zuaitzo’, la tienda bajo el puente de San Roque. Cristina, la jefa, explicaba a una cliente que mucha gente desconoce que el té contiene teína, una parte excitante de la planta, mientras que la infusión carece de ella y, por tanto, su respuesta es diferente al té.

– ¿Eso es todo?

– En absoluto. Entre Cristina y Ana, la empleada, informaban que de té encontraremos de varios colores…

– Perdona, los colores, ¿los ves después de tomar el té?

– Jajajaja, eso no sería té, pero tú siempre mal pensando. Está el ‘rojo’, que es chino, diurético, digestivo, reduce el colesterol.  El ‘verde’ es antioxidante, puede llegar a ser excitante y sustituye muy bien al café normal. El ‘negro’ es excitante y diurético, el ‘blanco’ es antioxidante…

– Jolines, qué memoria tienes.

– Comenzaron la explicación a una persona, al final éramos cinco que escuchábamos. Saque el mp3 y lo grabé todo porque me dieron permiso para hacer un espacio en ‘Es Butlletí’ sobre el tema.

– Puede ser interesante, vaya que sí.

– No acabaron aquí.  Le dijeron a la señora –nos dijeron a los que escuchábamos- que las infusiones también se pueden regular. Se utiliza con el objetivo de eliminar líquidos y perder un poco de peso equilibrando las dosis con las comidas, porque no hay que confundirlo con un producto milagroso.

– ¿También en colores?

–  Laxante, digestivo, tensión alta, colesterol, diabetes, constipados…

– Muy interesante el tema, oye.

– Tu hermana y tu padre están al llegar. Iremos pidiendo el desayuno. Miguel, ‘por-fa’, nos preparas…

– …dos de tortilla, uno de sobrasada y espero los cafés a que los ‘bocatas’ estén preparados.

– ¡Ya  sé el título de la ‘peli’ de los ’18 pidiendo café’! Se abre el telón y los créditos del film dicen ‘TÉ O NO TÉ, HE AHÍ LA CUESTIÓN.

–  Efectivamente. Y al final no sale el ‘The end’, pone….  pierde-TE.

Comments are closed.