Archive for abril, 2010

Amaban la vida

miércoles, abril 21st, 2010

– Hola, bon dia.

– ¿Te puedo hacer una pregunta?

– Puedes hacerla, pero primero has de corresponderme el saludo.

– Lo siento, bon dia. ¿Puedo ahora?

– Me arriesgaré, pero por tu mirada y tono de voz, me temo lo peor. Así que, dispara cuando quieras…

– Me da la sensación de que esta vida, que estamos condenados a padecer, es realmente la muerte y que la vida se encuentra cuando nos vamos ‘al otro barrio’…

– 10, 9, 8, 7, 6, …

– ¿Qué fas?

– Estoy contando hasta diez antes de contestarte, porque no sé si tu pregunta es de un existencialismo tan inoportuno como filosófico o la tomo en plan de broma y te digo que efectivamente, somos el producto del sueño de Morfeo.

–  Si lo prefieres, dejamos el tema… comenzamos a pedir los ‘bocatas y cafeletes’ y nos ponemos con la climatología, ¿vale?

– En absoluto. Te diré que todos tenemos nuestras particulares respuestas a preguntas de: de dónde venimos y adónde vamos, entre otras, y que obviamente son el producto de cómo te está yendo tu particular vida personal en lo que muchos, por no decir todo el mundo, habla de valle de lágrimas, particular ‘via crucis’.

– Quiero pensar, también, que en momentos concretos las cosas se ven blancas o negras y que en otras, como el título de la película: ‘azuloscurocasinegro’

– Todo esto está muy bien, pero la diferencia entre lo que propones y la climatología  es abismal, ¿no te parece?

– En realidad no es a esta plaza donde quería llegar, pero he tomado un atajo…

– Pues eres un artista sin el callejero en las manos.

– El tema que quería comentar, y quizás de ahí mi mirada seria y cara de cabreo mayúsculo, es que Cecilio nos ha dejado definitivamente.

– Me lo dijeron en el ‘super’. Una pérdida lamentable, no hay duda, pero si se confirmara tu planteamiento, nos ha dejado aquí para  irse a una vida mejor, ¿no?

– Más que un planteamiento, supongo que es un deseo en voz alta.

– En cualquier caso, que en gloria se encuentre.

– En  estos casos, en aquellos en los que un amigo se va, no me embarga la duda de dónde puede encontrarse. La verdad es que no, no pierdo el tiempo.

– ¿En qué quedamos: Te haces o no preguntas?

– En esos momentos prefiero ser agradecido con la vida. Agradezco profundamente haberme topado con él, de conocer una persona de su talante, cariñosa, con una broma por compartir, con sencillez… la recuerdo así, incluso haciéndome partícipe de un pedazo de su jornada cuando decía ‘voy a casa de mi hija a comer el menú’, o cuando paseaba con ‘Boya’…

– Es cierto, Cecilio era así como dices.

– Si me lo permites, un último apunte al respecto. Hace algunos meses le entrevisté y me impresionó el amor que profesa a su mujer…

– Enviudó hace un montón de tiempo, deberías decir profesaba…

– En absoluto. Cecilio sufría, durante la entrevista, una metamorfosis espectacular cuando hablaba de ella. Daba la sensación de que el tiempo no había transcurrido, que apenas hacía dos horas que la había perdido. Sus ojos se humedecían, su mirada era confusa, su voz se apagaba… estaba resignado a su particular leyenda personal, vivía todavía aferrado a su historia de amor… única, irrepetible…

– No deberías dejar que las experiencias con tus entrevistados  te afecten.

– Puede que tengas razón, pero desde hace algún tiempo sólo entrevisto a amigos, y sí, por supuesto que me afectan sus circunstancias.

– Pues tienes un problema al que tendrás que poner solución. Lo sabes, ¿no?

– La tengo.

– Pues dime la fórmula.

– Intentaré cada día ser agradecido con la vida, ya que ha puesto en mi camino a seres tan maravillosos como Cecilio el sereno, el abuelo Rochina y su hija Ana, mi amigo Miguel Llopis, l’avi Toni, el tío Juan, mi primo Nando, mi suegro Liberto y mi cuñado Ier, Camilo Veiga, por supuesto mi madre y así una lista de familiares y amigos interminable. Todos ellos maravillosos, maravillosamente excepcionales con sus virtudes y sus defectos, pero a fin de cuentas, con un denominador común.

– Me la veo venir.

– Amaban la vida, esta vida, la vida que conocemos, la que disfrutamos y padecemos… la vida que da vida.

– Vale, vale… déjalo aquí.

– De acuerdo, pero permíteme que dedique este blog a todos aquellos que nos enseñaron, cada uno a su manera, a amar la vida.

– Al final me has convencido.

– Venga… llama a Miguel y que nos seduzca con sus bocatas y cafelotes…

Molt bé.

La suerte de poder entrevistar

jueves, abril 8th, 2010

Bon dia

Bon dia y salud…

– Sí, parece que el tiempo va a acompañar y que la Semana Santa se celebrará sin paraguas añadido…

Malament començam… si empezamos una conversación hablando del tiempo y la climatología que se nos avecina, es que no hay tema importante para debatir en el ‘desayuno del viernes’.

– Una encuesta cuyo autor y tema me acabo de inventar, arroja el espectacular resultado de que un gran debate se inicia con una trivialidad… como por ejemplo hablando del tiempo. Así que ‘por 25 de las antiguas pesetas, díganos maneras de iniciar una conversación, como por ejemplo el tiempo… 1,2,3, responda otra vez’, el tiempo…

– Corrupción de los políticos…

Uep, aquí sí que yo no me metería ni con la broma del ‘un-dos-tres’…

– No quieres mojarte porque la inquisición del Blog te lo prohíbe, ¿no?

– Te equivocas ‘mari-puri’. Desde que Àngels entró en el mundo de la política y lo hizo de forma profesional, evito dos cosas: la primera, no firmo solicitudes de ‘a favor de’ o ‘en contra de’…

– ¿Y la segunda?

.- Debatir sobre política, porque aunque lo deseara nunca del mundo podría ser objetivo.

– Y además todos los partidos políticos tienen un cadáver en el armario que tarde o temprano se descubre y, lógicamente, luego del primero al último se rasgan las vestiduras.

– ¿Entonces…?

– Entonces os puedo contar que he hecho dos entrevistas, una para Es Butlletí y otra para Onda Cero. La primera al padre Vicente Macián y la segunda fue anunciada como ‘Rafa Ayala entrevista a Rafa Ayala’.

– Con la cara de satisfacción que lo cuentas, te lo pasarías bien, ¿no?

– Bien no es la palabra. De sobras sabéis que la entrevista es el género que más me atrae. Es más, cuando selecciono un personaje a entrevistar, no sé si prevalece el interés personal por conocer de él y su vida o bien el que pueda suscitar en la audiencia.

– En los casos que comentas, son personas populares, pero desconozco hasta qué punto te dirían algo más que no se sepa de ellos.

– Esta reflexión me la hago yo en cada elección. Sin embargo para mí es un reto buscar la sorpresa en el guión, en las preguntas, en el orden de las mismas, que sea fresca, dinámica, divertida, sencilla, sentimental, familiar, personal, diferente…

– Vale, vale, vale… no sabía yo que eso de entrevistar fuera tan complicado.

– Hacer una entrevista es sencillo. Hacer ‘LA’ entrevista conlleva un trabajo inherente que tiene que apreciar el lector/oyente… y éste te aprueba o suspende en el día a día, con un comentario en el mercado, en la calle o cuando menos te lo esperas. Me encantaría pensar que una persona se sienta orgullosa de mi interés por sentarlo a charlar.

– Entonces las entrevistas con los dos ‘padres’ te dieron juego.

– Pienso que sí. Con el padre Macián me quedo con su serenidad y sabiduría en todo lo que dice. Cuando hablamos de lo mundano, tiene claro qué papel juega el hombre ante el materialismo que lo aleja de la doctrina en casos muy concretos, como el valor de la familia. Y sin tener que lanzarme directamente a su yugular por temas tan sangrantes y que tanto mal producen a la iglesia católica, él mismo establece una separación cuando menos lógica y convincente de culpabilidad.
También hablamos de la relación entre Jesús y María Magdalena y de…

– Y papá, qué te contó que fuera novedoso.

– ‘Rafa Ayala entrevista a Rafa Ayala’, decía la cuña promocional del programa. Buscaba que la gente se cuestionara si lo había entendido bien. Primer comentario: Se entrevista a sí mismo, qué original. Segundo  comentario: Claro, el hijo entrevista a su padre (o viceversa). En cualquiera de los casos, el haber despertado la curiosidad del oyente a través de la cuña de Diana Font era otro objetivo.

– Y el resultado fue que…

– Con papá pacté una entrevista a tumba abierta, es decir, sin presentar el cuestionario previamente. Vino de acuerdo y abordamos temas tan personales como su superación al alcohol, su afiliación a la Ciencia Cristiana… como os digo, una entrevista nada ñoña.

– Tu valoración.

– Su valentía en admitir, por ejemplo, que no ha podido rehacer su vida sentimental al haber perdido a mamá. Y que si pudiera volver al pasado aleatoriamente, elegiría mantener una conversación con Jesucristo.

– Así pues, las dos entrevistas serán muy interesantes.

– Para vosotras sí que lo serán, porque están realizadas por vuestro hermano, y el comentario siempre será  ‘poshitivo, nunca neggativo’.

– Pues quién sabe, quizás las dos nos animamos y te hacemos una entrevista a ti. Algo así como ‘Rafa Ayala, el hombre que susurraba a sus entrevistados’…

–  Perdón… ¿No lo oís? Son rayos y truenos… me parece el momento oportuno de volver a la climatología.

– Ya te vale… que un mal rayo te parta si al concluir… este blog… jejeje…