Carta a mi amiga Gari

– Hola Tere, bon dia.
– Bon dia Miquele.
– Por lo que veo, a Carmen y Rafa se les han pegado las sábanas…
– No importa. Además, he escrito una carta a una amiga y así la repaso…
– ¿Carta a una amiga? Suena bien, a título de novela… pero ándate con ojo, Tere, que no es lo mismo amiga que conocida…
– ¿Dónde está el matiz?
– Pues que si lo haces por escrito es como un certificado de vuestra amistad, que hay recuerdos, risas, lamentos… y si es una conocida…
– Me has dado el empujón que necesitaba. Vamos a hacer una cosa: te sientas, la leo y juzgas… ¿Vale?
– Gracias por tu confianza, pero no sé si debo… yo solo quería decir…
– ‘Seu, calla i escolta’.
– Si insistes…
– En la carta quiero decirle que

“Siempre me he enorgullecido de ser una AL·LOTA DE DAVALL DE SA PLAÇA, Como casi todos sabréis, se nos denominaba así a las alumnas de un conocido colegio de Mahón ubicado en la periferia del Mercado. Y digo que me enorgullezco porque allí en esa escuela pública coincidimos muchas chicas que a lo largo de los años nos hemos ido viendo y recordando esa niñez tan especial.
Cada una de nosotras hemos tomado un rumbo en la vida, pero supongo que al resto de alumnas le pasa lo que a mí, y que no es otra cosa que alegrarnos cuando nos enteramos de que algo bueno nos ha sucedido. Es un sentimiento imparable que nace desde las profundidades de la fábrica de los buenos sentimientos, es decir, el corazón.
Yo hoy levanto una copa imaginaria para celebrar el nombramiento de mi amiga GARI PETRUS como nueva consellera, y lo hago porque me llena de orgullo y alegría pensar que la que fue mi compañera ha llegado tan alto y siempre merecidamente. Durante estos últimos años he seguido su evolución en el mundo de la política de Mahón y creo que Gari es aquel tipo de personas que –casi siempre en la sombra– ha trabajado mucho y bien por nuestro pueblo, y opino que SE LO MERECE.
Gari y yo coincidimos en el mismo colegio, en la misma clase y más tarde en el mismo equipo de baloncesto (por cierto, no ganaba ni a tiros), que se llamaba ÁGORA y reunía a unas cuantas chicas con mucha ilusión y muy poca técnica que armadas de valor daban la cara cada semana para salir “trasquiladas” pero contentas.
Fuimos unas niñas muy alegres que esperaban la hora del recreo para echar mano de la imaginación y divertirse en espera de que el timbre de vuelta a clase nos “enfrentara” nuevamente con Dñª María, Dñª Merceditas, Dñª África…
Querida amiga, por este nombramiento, mi más sincera ENHORABUENA, sé que lo harás realmente bien, o al menos me consta que lo harás lo mejor que puedas siempre en nuestro beneficio. Merecido nombramiento, Gari.
Un abrazo de tu excompañera de clase… excompañera de equipo… pero siempre AMIGA’’.

– …jolines Tere, es una carta escrita con el corazón y, no hay duda, es una amiga.
– Gracias, Miquele…
– Espero que alguien algún día escriba así de mí y le despierte estos sentimientos.
– La fórmula es sencilla en tu caso… continúa haciéndonos esos bocatas tan ricos y quizás un día te dediquemos un ‘clan’…
– ¿Un flan?
– Sí, Miquele, también un flan…

Comments are closed.