Culo o culamen, he ahí la cuestión

-Supongo -quiero suponer- que os habéis enterado -informado- de las nuevas acepciones de la Real Academia Española (RAE).

-La duda ofende, Rafelet…, aquí donde nos ves, hemos pasado la noche en vela a base de cafeína en vena estudiando con suma preocupación de qué manera va afectar a nuestras vidas.

-No hay duda de que existe un atisbo de diferencia y vital importancia cultural al decir ‘he cogido algunos kilos de más en el culo’ que lo mismo pero en el ‘culamen’… geográficamente ambos se encuentran donde la espalda pierde su nombre y la circunstancia, de ser cierta, no deja de ser una p… para quien ve cómo sus posaderas aumentan sea en el culo o el culamen, como Bibendu, el muñeco de Michelin.…

-Vosotras siempre estáis igual a vueltas con el físico, las cartucheras, la liposucción… ¿Existe algo más allá de vuestro ombligo?

-Claro que sí, el vuestro.

-Te refieres al ombligo masculino, ¿no?

-Claro, por supuesto. Entre el sexto y octavo café en vena de la noche, unas servidoras nos hemos vuelto locas buscando cómo define la RAE el termino ‘barriga cervecera’ y, mira tú por dónde, ‘ni flores’.

-Habéis dado por sentado que culamen se refiere a una mujer y barriga cervecera a un hombre. La guerra de sexos, además la has abierto tú.

-Fuimos alumnas de ‘davall sa plaça’, crecimos con el mocasín masculino apretando nuestra nuca… ya sabes aquello de cojonudo y coñazo, zorro y zorra, soltero de oro y solterona, perro y perra…

-Las  mujeres nunca estáis satisfechas con el trato que os dispensamos los hombres.

-¿Lo dices por ese cáncer denominado violencia de género?

-Eso ha sido un golpe bajo fuera de lugar, además, como canta Roberto Carlos… ‘yo soy de esos amantes a la antigua que todavía suele mandar flores, de esos que en el pecho anidan recuerdos de románticos amores…’

-Perdona, pero no iba por ti.

-Lo sé, pero es una prueba palpable de que las mujeres de hoy en día, lacras aparte, sois la mano que mece la cuna del mundo…

-Y esto metafóricamente significa que…

-Bueno, pues supone que una señora y un servidor llegamos a la vez a la puerta del ascensor. Le cedí el paso y se negó en rotundo y además me dijo ‘no hay motivo para que yo entre primero’.

-Caray, qué corte, ¿no?

-La verdad es que me sentí incómodo…

-De la RAE a la violencia de género, pasando por ‘davall sa plaça’…

-Sí, un ‘clan’ de lo más ¡qué fuerte, que fuerte, qué fuerte!

-Bueno, un día es un día. ¿Desayunamos?

-Para terminar quisiera pediros consejo. He de hacer un regalo a una persona que aprecio y tengo que quedar bien. ¿Qué me aconsejáis?

-¿Hombre o mujer?

-¿Qué? No entiendo la pregunta. Digo yo que según el Decálogo de la Mujer Actual podría regala flores a un hombre y una linterna para el coche a una mujer, ¿no?

-Mira, ‘felet’…

-Estoy de acuerdo, desayunamos… Miquele ‘por-fa’, uno de ‘pelotas’ y descafeinado de tubo…

-Esto no puede acabar así, has pedido consejo.

-¡Mmm, ‘pelotas y café light!… ya puedo olerlos.

-Esta nos la vas a pagar.

-De eso no tengo dudas… jajaja.


Comments are closed.