Archive for Septiembre, 2012

Tengo una noticia buena y otra mala para Miguel J. Urbano

Lunes, Septiembre 17th, 2012

Con el permiso de Carmen y Tere, dos tercios de este espacio, hoy me lo adjudico de forma personal –por el artículo 29- porque quiero comentar la columna que mi amigo Miguel J. Urbano, compañero en este panel de blogs del Menorca.info, escribió en la página 2 de diario “Menorca”, día 12 de septiembre, sección ‘Adiós a las armas’ bajo el título “Ella contaba los días’.

Miquel suele mirarte de forma clara a los ojos y con su sonrisa simétrica que a menudo acompaña con media carcajada, te dice lo que hay. Para el ‘cap de redacció esportiva’ el agua es con gas o sin él, pero difícilmente el líquido elemento solo contiene un poquito de 02. Esta forma de actuar es un arma arrojadiza, peligrosa por cierto, para aquellos que exigimos de los demás y más tarde las historias personales, las del día a día, nos pega un bofetón con un ‘y ahora, ¿qué?, que nos deja con los CKlein estampados al descubierto.

Tu crónica de la marcha de Helena refleja un cúmulo de sentimientos que solo un profesional de la palabra sabe encontrar para trasmitir emociones. Alguien tenía que decirlo y, como yo, un montón de padres –de las madres hablaremos otro día- hemos creado virtualmente ‘Padres que lloramos el adiós de nuestras hijas punto com barra por motivos de estudios’. El nombre propio cambia, como el destino, la carrera, Helena en barco y Silvia en avión, aferrado en lágrimas con tu hija y yo con Eric, su madre firme y Àngels marchaba con ella por razones laborales… Así pues, levantad la mano todos aquellos que pertenecen a ‘Padres que lloramos…’ Jolines, incluso son más de los que yo pensaba… en fin, bajad la mano y tú también, Miquel, relájate.

Aunque es algo que deberás experimentar por ti mismo, déjame que anticipe una buena y una mala noticia. La buena es que tu hija ha dejado de ser una niña y quien afronta esta nueva vida es una mujer llamada Helena. En un par de días te llamará y te contará que ha realizado unas gestiones que tú te asombrarás de su capacidad innata de andar por el mundo. Te volverá a llamar para hablarte de la ‘uni’, de los profesores, de las asignaturas, de l@s amig@, del piso o la pensión, y seguro que un día te llamará con un disgusto enorme y lágrimas en estéreo a modo del Apocalipsis ha llegado, porque un maestro le ha cogido manía, la compañera de pupitre tal, y en el piso ha sucedido cual cosa. Tampoco te sorprendas en exceso si llamas tú un par de veces consecutivas y no aciertas el momento. También es normal, como lo será cuando pasen varios días que luego son semanas y que cuando te quedas colgado escribiendo la crónica de la jornada con la punta de la nariz rozando la pantalla y pensando en qué diablos estará haciendo, caes en la cuenta de que han pasado ¿seis, siete… ocho? meses de su inversión de futuro. Despegas la punta de la nariz de la pantalla del pc, te diriges al cuarto de baño y, como los hombres no lloran (en público), vas en la intimidad del cuarto de baño y te caen dos lagrimones que luego te incomodan al salir y mirarte en el espejo porque las dudas que te provoca esa reacción no encuentran una respuesta sencilla y normal, como suele sucederte. Tranquilo, Miquel, tranquilo. Te preguntarán qué te pasa en los ojos, que los tienes rojizos, fruto de los recientes nubarrones. Despáchalos con un elocuente e imprevisible ‘me he resfriado’.

En resumen, que ha pasado un año y aquella niña que marchó y que has visto en Navidad, Semana Santa y poco más, te ha dejado gratamente sorprendido porque ya no es niña, es mujer y como tal, responsable de sus decisiones de sus actos… de su vida… de los amigos, amigos con derecho a roce, acompañantes de estancias puntuales en Menorca… lo siento, ahí no tengo experiencia. Resumiendo, que la noticia buena es que tu hija es una mujer de armas tomar, prototipo de las del siglo XXI, que no tienes nada que temer y en tu contra solo va eso, que serás un año más viejo.

No quería llegar a este punto pero no me queda otro remedio. Primero porque no deseo cambiar el titular y en segundo término porque si miento, que un mal rayo me parta si… si miento: Ahora tienes fresca la despedida de Helena y en cierta manera ha sido sentimentalmente doloroso… has llorado… en fin…solo quiero advertirte de que más duro que la primera despedida es… ¡¡¡ LA SEGUNDA DESPEDIDA ¡¡¡ Miquel, empieza a entrenarte para ello, solo tienes 365 días por delante.

Tu amigo que te entiende
Fdo. Rafa AYALA, Padres que lloramos el adiós de…

Infinitivo informar… (I)

Lunes, Septiembre 3rd, 2012

El otro día conversaba conmigo mientras intentaba poner orden en un lugar de mi casa donde el desorden vive perennemente. Yo mantengo que a pesar del caos, he de reconocer que de haberlo, lo hay, pero con el atenuante a mi favor de que levanto no más de dos montoncitos de papeles y se obra el milagro: encuentro lo que buscaba. De verdad, no sé si me lo paso mejor ordenando o desordenando.

– Debes de tener montones y cajas enteras de recortes de artículos tuyos, ¿no?

– Cuando empecé a escribir de forma oficial y pública sí recortaba, pero hoy en día me he vuelto extremadamente selectivo y sólo encamino mis tijeras a publicaciones que pasando el tiempo me servirán como puntos de consulta.

– Muchas veces he leído comentarios absurdos sobre personaje sórdido y no entiende el comentario, al personaje, al periodista…

– En primer lugar te diré que si hay una publicación, es decir un artículo, es porque detrás existe un mercado que lo demanda.

– Perfecto. La noticia decía Julia cae en el portal de su panadería. Lo que significa que detrás de Julia, la actriz internacional, existen una o más personas preocupadas por una situación limite en la vida de su idol@ ante la magnitud del acontecimiento.

– Lo que ocurre que estás muchos día con el objetivo pegado en al ojo y esta situación hace que pierdas claridad de ideas para discernir lo que conviene o no, enviar a Redacción y que decida el jefe de cierre.

– Y dime una cosa, a la gente le gusta o no ser entrevistada.

– Existe un sentimiento de orgullo que intentamos esconder al principio pero que luego reconocemos: 1.- ¿Entrevistarme a mí? ¿Pero qué dices? ¿Qué voy a decir yo que sea interesante? 2.- Por cierto, ¿iba en serio eso de hacerme una entrevista? 3.- Mira que pensando lo de la entrevista que me comentaste antes de ayer, que me avises porque quiero ir a la peluquería, para salir bien guapo@, ¿vale?. Y por último, 4.— Oye, si no recuerdo mal me dijiste que nos veríamos el domingo por la tarde para lo de la entrevista, ¿no?

– No me lo puedo creer

– Creo que la persona que deseas entrevistar ha de entender varias cosas: Su opinión es interesante para la sociedad, siempre hay una persona a la que puedes hacer mucho bien con tu testimonio. Además, la simple lectura de la publicación ofrece unos instantes de entretenimiento, labor que desarrolla el medio dentro de sus tres pilares básicos…

– Y éstos son…

– Un canal informativo  debe comunicar, entretener y fomentar la participación.

– Sabes una cosa, parece que esto se ha convertido en una entrevista, pero sólo quería saciar mi curiosidad.

– Condimento importante, y mucho, dentro del género de la entrevista.

– Bueno, en cierta manera a quien le será de interés es al lector, ya que el redactor se limita a llevar a cabo su trabajo.

– Un trabajo que requiere preparación en torno a la vida del mismo. Cuando te encargan una entrevista a un personaje, es porque hay motivos para ello y tienes que desplegar tu curiosidad en todos los sentidos, como si de un virus se tratara, que desea multiplicarse por todo el cuerpo.

– ¿Un ejemplo?

– Rueda de presa de un escritor. Hay un decálogo, aunque no sean concretamente diez preguntas obligatorias. Es importante su biografía, personal y literaria, número de publicaciones, qué tiene esta de diferentes con las otras, es autobiográfica, novela, tragicómica, drama… es interesante saber si teme que sea un fracaso, cuánto tiempo ha invertido en ella, cuál es su inversión económica…

– Vale, vale, vale…

– Bueno, quizás sí tengamos suficientes datos para informar y comunicar, pero cada periodista tiene su sello y el mío me obligaría a una última cuestión.

– La pregunta más importante sería…

– No he dicho la más importante, sino aquella que te diferencia del resto de informadores y que, por ejemplo, puede darte pie a realizar la introducción de la crónica.

– Vamos hombre, dispara ya…

– Sencilla pero directa, y te daré dos: ¿Qué tres motivos nos obliga a tener que leer su libro? O también, ¿por qué cree usted que tenemos que emplear 10 €uros de nuestro bolsillo en la compra de ‘El mayordomo no es el asesino’? Lógicamente, precio y titulo son inventados.

– Parece complicado.

– Todo en esta vida es complicado, pero hay una cosa que atenúa su exigencia. Depende del grado de amor y profesionalidad que inviertas en cada trabajo que te solicitan y, también, la capacidad que tengas en el manejo de las herramientas que te ofrezca el medio: espacio, confianza…

– Veo que has utilizado varias veces informar y comunicar con un acento diferenciador, ¿no?

– Bajo mi punto de vista, informar es aportar una serie de datos sobre un acontecimiento, mientras que el sello de comunicar otorga un plus muy alto de credibilidad por parte de aquel que informa.

– ¿Informas o comunicas?

– Caray, esto es un tercer grado… soy y seré siempre un informador cuya meta y objetivo es conseguir algún dia el laurel que te reconozca una trayectoria impecable, seria y profesional.

– No hemos hablado del corazón, la otra prensa… Karmele, Matamoros, etc.

– Mira, podríamos dedicar tres capítulos dentro de lo que entendemos por periodismo ‘casolà’: Infinitivo informar… (I), gerundio informando… (II) y participio informado… (y III).

– ¿Hablaremos de Karmele, Matamoros y el corazón…?

– Sí, claro que sí, pero sólo tendréis que atarme y amordazarme para que diga algo… hemos dicho que seriedad, ¿no?

– Tienen su público, ¿no?

– Su información es legítima, pero no me subo al carro de todo vale, todo tiene un precio, no hay intimidad…

– Con la ilusión que me hacía…

– Otra vez será, cariño.