Archive for Octubre, 2012

Cuando Magda decidió escribir a Ague

Viernes, Octubre 19th, 2012

Después de la tempestad viene la calma y aunque pueda sonar contradictorio, la tempestad es el verano. Jolines tú, mira que se hace largo esto de sufrir calor, todo el día sudando la gota gorda, bebiendo para recuperar y zampando algún que otro helado de esos sabrosos que venden en cualquier establecimiento nuevo que han abierto en Mahón. Se han puesto de moda como tiempo atrás lo hicieron las ‘api’s’ y cada esquina te encuentras cartelitos que anuncian el pecado –es bueno, entonces es pecado- sabores de naranja, limón, fresa, chocolate vainilla… a 1, 1,50, 2, 2,50 … €uros aunque no se crean ustedes, los hay quienes decidieron evadirse de todo mal pensamiento, sea cual fuera, e invirtieron la práctica totalidad de la estación estival en un retiro en clave de recuperación física y espiritual… ¿Retiro voluntario? Por supuesto, como todos aquellos que reservan plaza en el Hotel Mateu Orfila… en fin, pasada página y a correr… bueno, correr es un decir, claro.

Así que, proponemos desde esta atalaya de entretenimiento que significa ‘El Clan…’, la creación para poder manifestarnos con libertad desde el ‘Facebook’ del grupo ‘Por fin es invierno’. ¿Vale?
Suele ocurrir que un dia a primeros de septiembre, como avanzadilla al clima que se avecina pos-fiestas de Gracia, aprecias en el aire y entonces en tus carnes que la rutina, retorno a la normalidad, como suelen decir muchos, esta a la vuelta de la esquina. Nos jugamos a ‘pares y nones’ –qué recuerdos- contar en primera persona qué significa eso de volver a la normalidad y Carmen elimina a Tere y Rafa a Carmen por lo que tiene la palabra…

Entonces diré, escribiré, que no habiendo podido clausurar con normalidad el Taller  de Prensa del Casal de Gent Gran, qué iniciamos el 3 de octubre con clave de clausura 2011/12 y apertura 2012/13, nos encontramos con caras nuevas y aquellas conocidas. Aprovechamos para jurar –algunos prometieron- esforzarse por llevar a cabo bajo los tres objetivos de los encuentros del miércoles por la tarde: Disfrutar, disfrutar y disfrutar.

Acuden al taller algunas personas con evidente interés por conocer que se cuece en esto del periodismo. Otras, sin embargo, adoptan primero el rol de oyentes y luego, pasados algunos ‘miércoles’, destapan el tarro de las esencias literarias que poseen escondidas y desbordan un manantial de argumentos fantásticos que una vez plasmado en papel resulta complicado adivinar si esa fabula fabulosa que nos cuentan, hay que enmarcadas en leyenda urbana, crónica real, ilusión…

Al principio de los tres cuartos trascurridos del Taller, acordamos con las alumnas Magdalena y Águeda que escribieran una novela, narración corta, teniendo en cuenta que las dos en un principio adoptaron aquel rol de ‘oyentes’ que menciono más atrás.

En un cuadernillo de presentación casera y aprovechando el inicio de la tercera edición, los participantes recibieron ‘Elegiré mi pasado’ una demostración de superación personal de estas dos veteranas y nóveles escritoras que apostaron por un argumento sencillo pero que te engancha en su lectura por descubrir un final que tiene truco. Magda escribe a Ague tras décadas de silencio motivado por una ruptura traumática entre ellas. Muchas líneas de sus cartas están escritas con las lágrimas motivadas por el sentimiento del recuerdo, y son la tinta con las que se escribe un argumento cuyo final… cuyo final… atención y re doble de tambores… el final lo escribe en un capítulo aparte cada alumno del Taller según entienda que debe ser la culminación de esta pequeña gran joya escrita de Magda y Ague, en la cual ambas me permitieron actuar como eslabón de apoyo, detalle que agradezco enormemente.

Junto a este cuadernillo se entregó a los participantes ‘Jolines cómo ha cambiado este cuento’, una colección breve de algunos cuentos infantiles escritos de nuevo con clave de humor, sarcasmo, y argumentos absurdos y desenlaces incongruentes, producto de este miembro de ‘El Clan…’ y que responden a una idea inspirada en su retiro físico-espiritual en el Mateu Orfila.  ¿Ejemplo? Un tal Radí que reivindica derechos a Aladino del que dice ser hermano, una Caperucita que vende unas manzanas que producen efectos…

Vale, vale, vale.