…clan, clan, clan… así hasta 40

A pesar de ir bien abrigado, sentía el fresco en las mejillas cuando en diciembre de 2009, y por tanto languidecía el año, recibo una llamada del amigo Pere Melis. Recuerdo aquel día como antesala de la segunda parte del diluvio universal pero al final, ni gota. Increíble. El responsable del área digital dice que ‘’tenemos que hablar’’ y aunque para quien no le conozca puede sonar a amenaza, nada más lejos de la realidad. Me cita en Es Diari ‘mañana a las diez’ y claro, por teléfono, evita dar pistas…

Ya es ‘mañana a las diez’. Al entrar en su despacho lo primero que observo es un teclado pero dos pantallas y no, por supuesto no pregunto. Como hace tiempo que no charlamos, nos ponemos al día en lo personal hasta que se pone serio y me dice ‘’tengo que hacerte una proposición’’. Sabedor de lo que supone el mundo de la información en mi vida, lentamente me va inyectando un virus ilusionante en forma de colaboración en el área digital. Desde esa atalaya que en el ciberespacio suponen los blogs, quiere destinar uno de ellos a -según sus palabras- la calle, las personas que nunca salen en los papeles ni en los telediarios, a los problemas de barrio… en definitiva, a contar ‘minuto y resultado del partido que se esté viviendo a pie de calle en este carrusel singular vestido de blog’. Infectado gravemente de ese virus que me ha puesto a cien, observo que la dosis no ha llegado toda a mi interior. La porción restante acaba cuando Pere aprieta la inyectable y me regala un prometedor ‘’me gustaría que compartieras la sección con Carmen y Tere, tus hermanas’’. Papá Noel y los Reyes Magos han llegado de la mano.

Sin prisas pero sin pausas, digerida la emoción, los ‘Ayala’ nos ponemos manos a la obra y nace desde unos desayunos singulares en Can Miquel donde reflejamos bien con diálogos, bien con monólogos, el encargo de Pere Melis. Así, de esta guisa, vino al mundo virtual del entretenimiento este espacio que bautizamos con el nombre de ‘El clan de los Ayala’, con el apoyo que otorga la madurez del patriarca, Rafa senior.

En prácticamente tres años de vida, en “El clan de los Ayala” han sido protagonistas Un ICP en Cas Gomilas, Gente del Mercado del Claustro, Té o no té, he ahí la cuestión, La Morada vs La Murada, La Trini que va y se nos jubila, Mourinho Pons existe y lo siento, ¿De qué hablamos las mujeres en la ‘pelu’?. Elecciones en Ceperma, La suerte de poder entrevistar, Amaban la vida, Montar en el Tio-Vive, Inventariando perplejidades, primera parte, Continuamos inventariando, ¿Trabajar en domingo? No gracias, El padre Joan Tutzó, Manolo, me debes un ‘cafeloti’, Prohibido lamentarse, ¡¡¡Uep, cam!!!, Cuando el ‘belén’ esta montado todo el año, Hey Julio, la vida sigue igual, ¿Hay vida más allá del ordenador?, Crueldad y cobardía se escribe con ’c’ de Culpable, Me lo explique como si tuviera 4 años, por favor, La venganza alemana es verde y alargada, Invertir en tiempos de crisis, La foto es un recuerdo o el recuerdo de una foto, El montoncito de las fotos, Crecer entre hábitos pero cuidado con el que llevas puesto, ¿Qué solución esconde la ecuación fin-final=vivir?, Nacer, vivir, morir, Carta a mi amiga Gari, Tiene derecho a permanecer en silencio… absoluto, Era evidente, Culo o culamen, he ahí la cuestión, Recupero a Santos Vaquero… ‘by the face’, Infinitivo informar (I), Tengo una buena y una mala noticia para Miguel J. Urbano, Cuando Magda decidió escribir a Ague,  Saque, por favor,  el San José que lleva en su interior. Para llegar a este ...clan, clan, clan… así hasta 40.

El Clan de los Ayala desea agradecer a todos los que han hecho posible esta aventura de compromiso informativo de entretenimiento.

Hoy ve la luz el capítulo 40 desde que ‘naciera’ en enero de 2010… Gracias, muchas gracias a todos y hasta… hasta que ustedes lo deseen.

Comments are closed.