Archive for Octubre, 2016

29110, el Gordo de Navidad

Martes, Octubre 11th, 2016

Vamos a ver. Levantad la mano todos aquellos que no han soñado –despiertos también vale- alguna vez tener la premonición de que conocen qué número será el agraciado en el Gordo de Navidad. Ya podéis bajar la mano… todos.

El sueño que más anhelamos los humanos, estadísticas en mano, es la posibilidad de poder volar cual ave libre al son del viento. Después se relacionan los conformistas que creen imposible que les toque el Gordo que compran porque en el hipotético caso de que saliera su número del bombo, ‘ayudaría a tapar agujeros’ y los conformistas ambiciosos, ‘bueno… y si además me dejara un rinconcito’.

ayala

Los negativos compran por inercia, porque lo hace la familia y su círculo de amistades, pero en menos de medio minuto te largan una conferencia estadística pormenorizada que llegas incluso a creer que la bola con tu número se ha enganchado con los hierros del bombo y jamás saldrán por el canalillo. Los muy negativos creen que no les tocará jamás, pero éstos tienen una razón consistente y sólida: No compran.

Pero lo mejor de todo lo encuentras entre los asiduos, no por su alta y elevada apuesta al optimismo superlativo hasta su enésima potencia, sino por los motivos que les abduce un puesto de lotería y a seleccionar un número en concreto.

El abanico de posibilidades es tan amplio y complejo que necesitaríamos 150 ‘clanes…’ para explicarlo. Veamos. Las terminaciones, 13 es la más demandada pero el Gordo jamás acabó en esta controvertida cifra de la mala/buena suerte. Los impares 3, 7 –cifra de la buena suerte- y 9 figuran en el ‘top ten’ .

En cuanto al número completo, no existe el maniático tipo. La selección puede girar en torno a fechas de nacimiento propias, hijos, aniversarios, efemérides sociales concretas como la abdicación de Juan Carlos I (02614), la proclamación de Felipe VI (19614), la del Papa Francisco (13113) y, por supuesto gestas deportivas tales como el At. Madrid es campeón de Liga (17514), el Real Madrid conquista su décima Champions (24514), el Sevilla fue campeón de la Europa League (27515), la quinta Champions del FC Barcelona (60615)… aunque también podemos encontrar al infatigable buscador del mítico e imposible ganador, el 00000. ¿Dije imposible?

En fin y resumiendo, que, manías aparte, sin tener en cuenta premoniciones, sueños, videncias ni nada que se le parezca, la apuesta de esta sección, es la del número 29110. Es lógico y lícito que se pregunten el porqué de esta elección. Por unanimidad este ‘Clan…’ apuesta por el 29 de enero de 2010 porque esa fecha, y no otra cualquiera, nació ‘El Clan de los Ayala’ en las páginas digitales de menorca.info. Puede que no trague como motivo para el envite, pero no nos podrán negar que es un orgullo… gracias por entenderlo.

 

¿Por qué tuneamos la realidad?

Viernes, Octubre 7th, 2016

Me consta que alguna vez han reparado en el detalle y la verdad, cada vez que me ‘enfrento’ a una de ellas me gustaría intervenir y dinamitar el comentario. Les pondremos en situación.

Dos personas, me es completamente igual que sean del mismo género que cruzados, están dialogando tranquilamente en el Patio del Claustro del Carmen –por ubicarlos en algún sitio-, cuando de repente se produce esta conversación:

PERSONA 1.- Oye chico, hace un montón de tiempo que no veo a tu hija. ¿Qué se hizo de ella?¿Estudia o trabaja?¿Por dónde anda?¿Cursó carrera, verdad? Si es que tu Clara era muy aplicada y buena niña… un amor.

PERSONA 2. Estudió en Barcelona, se sacó la carrera de periodismo. La verdad es que al principio ejerció, pero hoy en día es ama de casa… contrajo matrimonio con un doctor, un cardiólogo que es una eminencia en toda Europa, vienen de todas partes del mundo para ser visitados por él. Algo fuera de serie, imparte cursos, realiza charlas, escribe en medios del gremio… dime, y tu hijo qué, ¿también curso carrera, no?

PERSONA 1.- Sí sí, claro que sí, por supuesto. Como Clara, pero por la Complutense de Madrid, se licenció en periodismo pero también en audiovisuales y publicidad. No te puedes imaginar el trabajo que tiene, las ofertas se le amontonan en su despacho…

ayala

Pero lo bueno del caso es que, como lo más castigado es la lengua, ellos mismos terminan por ponerse en evidencia. La conversación culmina tal que asi.

PERSONA 1.- Por cierto, ese cardiólogo tan importante famoso que se casó con Clara, ¿cómo se llama y en qué hospital trabaja?

PERSONA 2.- Bueno, en realidad ahora no trabaja porque decidió personalmente tomarse un año sabático y organizarse ante tantas obligaciones colaterales de su especialidad, lo que te dije de las charlas y cursos, demasiadas obligaciones…¿Su nombre? Fernández, doctor Álvaro Fernández, seguro que has oído hablar de él…

Persona 1.- Así, ahora mismo no me suena…

Persona 2.- Sí, hombre, ha salido muchas veces en la ‘tele’… pero dime, y Pedro, ¿qué trabajos ha realizado?

PERSONA 1.- Ha colaborado con diferentes diarios de tirada nacional, en varios digitales… pero ahora ha apostado por los ’cortos cinematográficos’, se lo rifan, tú…¿Has oído hablar de cortos como ‘El gato que maullaba a los ratones colorados’?, también ha trabajado en el ‘El asesino que mataba sólo los días impares’…ah, y el mejor de todos, ‘Mamá, me he comido a papá porque le olían los pies’… yo creo que ya mismo le ofrecen trabajar en Hollywood…

La historia se repite una y otra vez con diferentes ‘perros pero con los mismos collares’. Su hija no puede estar casada con un doctor sin empleo actualmente, su hijo no puede agarrase a las colaboraciones periodísticas que pueda o en cortos que le permiten productoras alternativas. ¿Por qué nos empeñamos en tunear la realidad? Al final se atrapa primero a un tuneador que a un cojo, ¿o no?

Cuando alguien nos viene con el cuento de las eminencias, latigazos de ‘no tiene competencia’, ‘se lo rifan’ o cualquier otra milonga elitista, créanos, póngalo en cuarenta o, llegado el caso, divídalo entre cuatro o cinco y además réstele cuarto y mitad. Así y todo, estarán exagerando.