¿Por qué tuneamos la realidad?

Me consta que alguna vez han reparado en el detalle y la verdad, cada vez que me ‘enfrento’ a una de ellas me gustaría intervenir y dinamitar el comentario. Les pondremos en situación.

Dos personas, me es completamente igual que sean del mismo género que cruzados, están dialogando tranquilamente en el Patio del Claustro del Carmen –por ubicarlos en algún sitio-, cuando de repente se produce esta conversación:

PERSONA 1.- Oye chico, hace un montón de tiempo que no veo a tu hija. ¿Qué se hizo de ella?¿Estudia o trabaja?¿Por dónde anda?¿Cursó carrera, verdad? Si es que tu Clara era muy aplicada y buena niña… un amor.

PERSONA 2. Estudió en Barcelona, se sacó la carrera de periodismo. La verdad es que al principio ejerció, pero hoy en día es ama de casa… contrajo matrimonio con un doctor, un cardiólogo que es una eminencia en toda Europa, vienen de todas partes del mundo para ser visitados por él. Algo fuera de serie, imparte cursos, realiza charlas, escribe en medios del gremio… dime, y tu hijo qué, ¿también curso carrera, no?

PERSONA 1.- Sí sí, claro que sí, por supuesto. Como Clara, pero por la Complutense de Madrid, se licenció en periodismo pero también en audiovisuales y publicidad. No te puedes imaginar el trabajo que tiene, las ofertas se le amontonan en su despacho…

ayala

Pero lo bueno del caso es que, como lo más castigado es la lengua, ellos mismos terminan por ponerse en evidencia. La conversación culmina tal que asi.

PERSONA 1.- Por cierto, ese cardiólogo tan importante famoso que se casó con Clara, ¿cómo se llama y en qué hospital trabaja?

PERSONA 2.- Bueno, en realidad ahora no trabaja porque decidió personalmente tomarse un año sabático y organizarse ante tantas obligaciones colaterales de su especialidad, lo que te dije de las charlas y cursos, demasiadas obligaciones…¿Su nombre? Fernández, doctor Álvaro Fernández, seguro que has oído hablar de él…

Persona 1.- Así, ahora mismo no me suena…

Persona 2.- Sí, hombre, ha salido muchas veces en la ‘tele’… pero dime, y Pedro, ¿qué trabajos ha realizado?

PERSONA 1.- Ha colaborado con diferentes diarios de tirada nacional, en varios digitales… pero ahora ha apostado por los ’cortos cinematográficos’, se lo rifan, tú…¿Has oído hablar de cortos como ‘El gato que maullaba a los ratones colorados’?, también ha trabajado en el ‘El asesino que mataba sólo los días impares’…ah, y el mejor de todos, ‘Mamá, me he comido a papá porque le olían los pies’… yo creo que ya mismo le ofrecen trabajar en Hollywood…

La historia se repite una y otra vez con diferentes ‘perros pero con los mismos collares’. Su hija no puede estar casada con un doctor sin empleo actualmente, su hijo no puede agarrase a las colaboraciones periodísticas que pueda o en cortos que le permiten productoras alternativas. ¿Por qué nos empeñamos en tunear la realidad? Al final se atrapa primero a un tuneador que a un cojo, ¿o no?

Cuando alguien nos viene con el cuento de las eminencias, latigazos de ‘no tiene competencia’, ‘se lo rifan’ o cualquier otra milonga elitista, créanos, póngalo en cuarenta o, llegado el caso, divídalo entre cuatro o cinco y además réstele cuarto y mitad. Así y todo, estarán exagerando.

Comments are closed.